^ Back to Top
facebook
ICONO COMUNICACIONES.JPGICONO DESPERTADOR.JPGICONO LECTURA SUGERIDA.JPGICONO MUSICA RELIGIOSA.JPGICONO ORACIONES.JPGICONO PELICULA SUGERIDA.JPGICONO PRESENTACION.JPGICONO VIDEOS RELIGIOSOS.JPGICONO VITA GIUSSEPINA.JPGICONO VOCACION RELIGIOSA.JPG

¡SALUDAMOS CORDIALMENTE!

SELECTOR IDIOMA

Login Form

SALMOS

SALMOS

RSS EXTERNO

RSS EXTERNOicona podcast

Calendario Provincial

Julio 2018
D L M X J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

DONATIVOS

Misas

intenciones1

Envíenos su pedido y oferta a:

provinciaec@gmail.com  

provincial.ec@gmail.com

RSS PROVINCIAL INTERNO

RSS NOTICIAS PROVINCIALES

AQUI VERAS NOTICIAS DE LA PROVINCIA JOSEFINA EN FORMATO RSS 2.0

Provincial

Marco Villalba

Rvdo. P. Marco Villalba    CSJ

SUPERIOR PROVINCIAL

 

“HE VENIDO A PRENDER FUEGO A LA TIERRA: Y ¡CÓMO DESEARÍA QUE YA ESTUVIESE ARDIENDO!”.       Lc. 12,49

 

 

Reciban un saludo fraterno en Cristo, en María Inmaculada y en San José nuestro patrono.

Quiero iniciar recordando que toda nuestra provincia religiosa debe estar centrada en la persona de Jesucristo y que la espiritualidad del religioso josefino es el seguimiento a Dios con el legado carismático que San Leonardo Murialdo, nuestro fundador nos dejó. Recordemos que es Dios, es Él quién llama, convoca y reúne para vivir ese seguimiento en cada una de nuestras comunidades que conforman nuestra provincia. Cada religioso debe saber que es el Espíritu de Dios quién anima, quién motiva e impulsa a nuestros hermanos a responder en fraternidad y comunión ese llamado a vivir el seguimiento de Jesús de Nazaret.

La tarea del superior provincial es la de recordar y animar a los hermanos de la Provincia Religiosa San Francisco Javier, a vivir el compromiso asumido en el momento de su profesión religiosa dentro de la Congregación. Por tanto, el superior debe ayudar al crecimiento hacia un proyecto de vida, que haga crecer, madurar y fortalecer esa vida espiritual y humana.

El P. Provincial de la Provincia “San Francisco Javier de Ecuador Colombia”, en conformidad con los principios de la Regla y Constituciones de la Congregación, constituciones # 89: “Gobierna la provincia con espíritu de caridad y de servicio, promoviendo y animando con corazón de padre la vida religiosa y apostólica de los hermanos y de las comunidades.

El superior provincial es nombrado por el superior general con el consentimiento de su consejo, previa consulta a los hermanos de la provincia.

Tiene que ser sacerdote y profeso de votos perpetuos en la congregación de cinco años por lo menos; permanece en el cargo por tres años y, en la misma provincia, puede ser nombrado solamente para otro trienio consecutivo”.

Atendiendo al espíritu de las escrituras, el magisterio de la iglesia y sus enseñanzas. El provincial tiene la misión, de llevar en su corazón a cada hermano; reproduciendo existencialmente las actitudes de Cristo. Para ello, debe ser una persona orante, una persona atenta a la escucha de la Palabra de Dios, atento a las necesidades de sus hermanos, con ojos compasivos, entrañas de misericordia, inclusive cargando con las fragilidades de sus hermanos. En otras palabras, el superior provincial se deja conducir por el Espíritu Santo, para poner todos los sentimientos de sus hermanos en las manos de Dios. Por ende la necesidad la efectiva y eficiente oración de los hermanos a su favor, para cumplir con esta misión.

 Atendiendo al directorio # 92: “Es tarea del superior provincial coordinar las iniciativas y las actividades a nivel provincial y favorecer nuevas experiencias de apostolado. Unas y otras estén en sintonía con el carisma de la congregación, respondan efectivamente a las necesidades del territorio y estén conformes a las directrices de la competente autoridad eclesiástica”.

La vida religiosa sigue siendo signo de esperanza para nuestro tiempo… (1Tes 1,2). Debemos mantener y reavivar el sentido en comunión con todas nuestras comunidades y con cada uno de vosotros, hermanos muy queridos, dando gracias a Dios por todos y recordándoos sin cesar, me despido no sin antes implorar las mejores bendiciones de Dios para ustedes y su apostolado.

Con afecto P. Marco Villalba.  (CSJ)