^ Back to Top
facebook
ICONO COMUNICACIONES.JPGICONO DESPERTADOR.JPGICONO LECTURA SUGERIDA.JPGICONO MUSICA RELIGIOSA.JPGICONO ORACIONES.JPGICONO PELICULA SUGERIDA.JPGICONO PRESENTACION.JPGICONO VIDEOS RELIGIOSOS.JPGICONO VITA GIUSSEPINA.JPGICONO VOCACION RELIGIOSA.JPG

¡SALUDAMOS CORDIALMENTE!

SELECTOR IDIOMA

Login Form

SALMOS

SALMOS

RSS EXTERNO

RSS EXTERNOicona podcast

Calendario Provincial

Julio 2018
D L M X J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

DONATIVOS

Misas

intenciones1

Envíenos su pedido y oferta a:

provinciaec@gmail.com  

provincial.ec@gmail.com

RSS PROVINCIAL INTERNO

RSS NOTICIAS PROVINCIALES

AQUI VERAS NOTICIAS DE LA PROVINCIA JOSEFINA EN FORMATO RSS 2.0

Biografía_Murialdo

Estimad@s letor@s, en este apartado mostraremos algunas biografías de San Leonardo Murialdo que se han elaborado, buscando mostrar la grandeza de este santo, de esta forma ustedpodrá escogera y vea la más perninte, que quiera utilizarla o leerla.

 

El 18 de Mayo celebramos la fiesta liturgica de San Leonardo Murialdo. "Hacer el bien pero hacerlo bien". Compartimos nuestro legado presentando a Murialdo. "Hombre extraordinario en lo ordinario" como nos recordará el Papa Paulo VI en el discurso de santificación de Leonardo. (dos biografías haga clik en los enlace siguientes:

 

https://prezi.com/ser0edexxm2v/

 

otra biografía:

 

https://prezi.com/tcf0vvgb4fpf/

 

 

PRIMERA:     Biografía de Murialdo del libro flores de Piedad.

 

SEGUNDA:   Biografía de Leonardo. Sacerdote: Padre, Amigo, y Hermano.  (Elaborado: P. José Guerrero).

 

TERCERA:   Leonardo Murialdo el Fundador.

 

CUARTA: SAN LEONARDO MURIALDO.   (Fundador de los Padres Josefinos).

 

 

SAN LEONARDO MURIALDO. (Fundador de los Padres Josefinos)

Leonardo Murialdo nacido en la ciudad de Turín (Italia) un 26 de Octubre de 1828, de una familia distinguida por fuertes tradiciones cristianas, quién lo educó desde su infancia en un amor activo para los pobres.

Superada una crisis juvenil, maduró en él la vocación al sacerdocio, meta que alcanzó el 20 de Septiembre de 1851.

Pudo entonces con todo celo dedicarse a los diversos campos de apostolado y, anticipando los tiempos, fue apóstol de la buena prensa, de la promoción social y de los movimientos obreros católicos.

Comprendiendo que la base que la base para todo apostolado es la educación de la juventud, se dedicó a esta difícil tarea, especialmente como Rector del “Colegio de los Artesanitos” de Turin.

El 19 de marzo 1873 fundó la Congregación de San José (Josefinos de Murialdo), destinada a continuar la gran obra por él empezada.

Voló a recibir el premio eterno el 30 de Marzo de 1900.

El Santo por el Papa Paulo VI lo elevó a la gloria de los Santos el 3 de Mayo de 1970.

Su fiesta litúrgica se celebra 18 de Mayo.

 

 

 

 

LEONARDO

Sacerdote: Padre, Amigo, Hermano

Bajo el cielo de Turín, ubicado en el continente europeo, país de Italia, un domingo 26 de octubre de 1828, Dios hace el regalo de un nuevo carisma, renovada esperanza para la iglesia. Con la Vida de Leonardo Murialdo. El 27 de octubre, del mismo año en su parroquia San Dalmacio recibe el bautismo, que le abre la puerta de la fe y de su iglesia, y lo inicia en el camino de la vida cristiana. Luego la confirmación completará la obra de su bautismo. Leonardo nace en una de las familias nobles de Turín, su familia es constituida a más de sus padres por sus hermanas: Olimpia, Aurelia, Diomira, Emilia, Clementina, Diomitilla, su hermano Ernesto y Delfina., Leonardo fue el penúltimo de los hijos de este matrimonio. Su Padre Don Leonardo Franchino Murialdo un hombre prudente fallece muy joven un 15 junio de 1833. Su querida madre, Señora Teresa Rho, mujer de profunda fe que contagia esa fe a su pequeño hijo, ella buscando lo mejor para Leonardo le consagra a la Virgen de la Consolata “Virgen de la Consolación”, lo recuerda el mismo Murialdo en su testamento espiritual Tes. Pp 83. Su madre también lo nomina con cariño “nadino”. La Madre mostrará su inmenso amor por el que llegará a expresar: “Nadino, nadino, temo pecar por amarte demasiado”, su madre fallecerá un 09 julio de 1849. Así Leonardo a las sombras del amor de su madre y del descubrimiento paulatino del inmenso amor de Dios empezará a crecer sintiéndose amado por Dios. Desde muy pequeño aprende los principios cristianos y las buenas costumbres.

Los momentos difíciles, como la muerte de su padre, una crisis juvenil, también fueron superados gracias al sentirse amado tiernamente por Dios, y lo llevo a recibir el don de la Vocación Presbiteral, es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1851, será ordenado en el primer oratorio turinés, el del “Angelo Custode”, fundado por el P. Cocchi.

Leonardo será calificado como el santo educador que llevo su vida ordinaria de manera extraordinaria. Será conocido como el Padre, Amigo y Hermano de los niños y jóvenes pobres. Puesto que se dedicó con celo a estos niños y jóvenes menos favorecidos y a diversos campos de apostolado, entre ellos, al ejercicio responsable de su sacerdocio, a la educación de la niñez y juventud , a la buena prensa, a la formación mediante conferencias y charlas, a la promoción social y acompañamiento a obreros católicos.

Leonardo aprendió en la oración a abandonarse a la providencia de Dios, a confiar el Él y en su acción valorando este inmenso amor de Dios afirmaba: “Dios me ama con un amor actual, personal, infinito, misericordioso. Dios me ama con un amor tan grande, tan perfecto que es idéntico a El”. La Eucaristía y el Sagrario era la fuente y fortaleza de su ser decía: “Un día fue la mirada en la cruz y creí que había comprendido el amor de Dios; más cuando contemplé el sagrario descubrí la perfección del amor; mejor, el exceso del amor de Dios”.

Entendiendo que la educación de la juventud, constituye su carisma inmenso don de Dios dado a la iglesia por medio de él, se dedicó con especial esmero dirigiendo y siendo rector del “Colegio de los Artesanitos” de Turín… y para dar continuidad a su obra funda la Congregación de San José “Padres Josefinos de Murialdo”, el 19 de marzo de 1873, que hasta el día de hoy siguiendo los pasos de Murialdo continuamos con esta loable labor. Para exaltar la educación y manifestar su importancia afirmaba: “El único medio de crear a la Patria un futuro prometedor es educar a la juventud actual en los principios morales y religiosos; cualquier otro medio no es tan importante”.

Leonardo realiza de manera efectiva y eficaz su apostolado como sacerdote, mostrándose como un presbítero amante de la iglesia, observador de la liturgia y pastor de su pueblo. Como educador le caracteriza su accionar como un verdadero padre para sus educandos, un padre amoroso, que ayuda corrige acompaña, está presto a mostrar su amor a sus hijos, que constituían todos los jóvenes y niños que al él se acercaban. El testimonio de muchos también lo habilitan como Hermano, que está acompañando en las actividades, que siente, que vive, se alegra, se entristece con ellos, que de igual a igual enfrenta la vida con esperanza. Y como el Amigo, que está presente para ser el confidente, el amigo que busca el bien del otro, el amigo que aconseja y hasta juega con ellos. El amigo que ve las cualidades positivas de los que lo rodean, él afirmaba que: “La amistad es un eco de lo divino sobre la tierra, y es el testimonio más sincero de la presencia de Dios y de su gracia en la vida del universo”. ¿Cómo no confiar en un hombre que sabe Amar?.

Leonardo, con la tranquilidad de un trabajo realizado de la mejor manera según su lema “hacer el bien pero hacerlo bien”, como la planta que florece exhala su perfume, se da generosamente mostrando la ternura y belleza de su creador, da su fruto y se convierte en semilla, descansará en las manos de Dios, un 30 de Marzo de 1900. Recordar su muerte es renovar la confianza de un Hijo que entrega su vida a las manos de un padre, el mismo decía: “Nuestra vida está mejor en las manos de Dios que en las nuestras”.

El Santo Padre Paulo VI lo elevo a los altares, reconociéndole la gloria de santidad el 03 de mayo de 1970, en sus palabras dirá: “ él fue un hombre extraordinario en lo ordinario” … “un sacerdote observante de la norma canónica y un educador insigne y pionero de los juventud obrera”.

Celebremos entonces la santidad de Leonardo Murialdo, cuya fiesta litúrgica se celebra el 18 de mayo de cada año, acojámonos a su intercesión.

San Leonardo Murialdo apóstol de la niñez y juventud… RUEGA POR NOSOTROS.

(Elaborado: P. José Guerrero).

 

 

 

 

 

Fundador

 

SAN LEONARDO MURIALDO EL FUNDADOR 

BIOGRAFIA

Su historia es simple, no tiene misterios ni aventuras: se desarrolla en un recorrido relativamente tranquilo, entre lugares, personas y hechos bien conocidos; es un hombre bondadoso y cortés, un sacerdote devoto y  ejemplar, un fundador sabio y trabajador que ofreció su afectuosa, entregada, paciente y desinteresada asistencia a los hijos del pueblo; los rodeó de comprensión, de afecto, de instrucción, de amor; les ha allanado el camino para su promoción social. Fue un hombre extraordinario, pero en lo ordinario. (Pablo VI)

Nació en Turín el 26 de octubre de 1828. Desde niño me sentía atraído a la virtud, dotado de cierta sensibilidad e inclinado a la piedad, fácil a la emoción, al afecto, a la compasión. Mi inteligencia era suficiente para alcanzar buenos resultados. Mi salud era débil.  La amistad es un eco de lo divino sobre la tierra, y el testigo más seguro de la presencia de Dios y de su gracia en la vida del universo.

            La naturaleza es un libro de religión y teología. Todo habla de Dios. El espectáculo de los cielos, de la tierra, del mar, de las montañas cantan su gloria. Honra a Dios quien honra a la naturaleza y sabe leer palabras e imágenes divinas en el libro de la creación.

            Leonardo Murialdo es el apóstol de los oratorios que recogen a niños de la calle, aprendices, presos, artesanos. Catorce años en las periferias marcan profundamente su espíritu: conoce a los pobres, lee en sus ojos la voluntad de Dios sobre sí mismo. Los pobres llegan a ser sus formadores. La periferia es como la escuela, como el banco de control de su vida.

Apóstol de los laicos, de las organizaciones obreras, de la buena prensa, de los comités electorales, de las escuelas, de la Congregación religiosa por él fundada.

Somos los artesanos de Dios: obremos a su servicio, para el servicio de la Iglesia y de la sociedad. Somos los agricultores del Señor: sembremos a manos llenas obras nuevas según los signos de los tiempos y las nuevas necesidades de las almas, con audacia de fe, caridad y esperanza. Donde quiera que haya almas en peligro, hermanos o jóvenes que sufren, allá quiero correr dispuesto a sacrificarlo todo para darlo todo. Pobres y abandonados: he aquí los dos requisitos que constituyen a un joven como uno de los “nuestros”. Debemos tratar de recibir a los jóvenes que todos rechazan.

            Las poblaciones de obreros pobres se aglomeran en los barrios de la ciudad, sin iglesia ni centros religiosos ni escuelas, en casas malsanas, en la miseria y frecuentemente en el vicio.      Jugar, aprender, rezar:¡ esto es el oratorio! Abrir un oratorio es cerrar una prisión. Para nuevas necesidades se necesitan nuevas obras, obras que ayuden y eleven a la clase obrera. Para los católicos el hacer acciones sociales es un deber absoluto como ciudadanos, creyentes y cristianos.

 

 

 

SAN LEONARDO MURIALDO.   (Fundador de los Padres Josefinos).

Los padres Josefinos de San Leonardo Murialdo somos una Congregación religiosa de derecho Pontificio de votos simples.

 

San Leonardo Murialdo nacido en la ciudad de Turín (Italia) un 26 de octubre de 1828 y fue ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1851, desde niño fue muy sensible ante la amarga situación de los niños y jóvenes pobres, abandonados y díscolos. Fue íntimo amigo de San Juan Bosco. Leonardo para salvar del error, del vicio, de la ignorancia y de la perdición eterna. Comenzó a trabajar con estos jóvenes difíciles en el colegio de los artesanitos de Turín, de donde sacó algunos sacerdotes, diocesanos y Josefinos.

 

Para perpetuar este apostolado entre los niños y jóvenes; fundó la congregación de San José el 19 de marzo 1873. voló al cielo el 30 de marzo de 1900 y fue declarado santo por el Papa Paulo VI el 3 de mayo de 1970. Su fiesta de reconocimiento como santo es autorizada para celebrarla todos los 18 de Mayo de cada año, “día de San Leonardo Murialdo”.   Los Josefinos continuamos su apostolado carismático en los países: : Albania, Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Estados Unidos, España, Ghana, Guinea Bissau, La India, Italia, México, Rumania y Sierra Leone.